este enlace abrirá en una ventana nueva logo del Portal Único del Estado Colombiano

Vacunas: esto es lo que debes saber

Portada Vacunas: esto es lo que debes saber

Vacunas: esto es lo que debes saber

30 jun 2021

Las vacunas son preparaciones farmacéuticas de tipo biológico, producidas a partir de organismos vivos, que tienen como propósito mejorar la inmunidad de las personas frente a algunas enfermedades, bien sea previniéndolas (vacunas profilácticas) o tratándolas (vacunas terapéuticas). Han probado ser efectivas para controlar enfermedades que en un principio presentaron una alta mortalidad y morbilidad, por lo que se han convertido en una parte fundamental de los programas de salud a nivel nacional.

¿Cómo se obtienen?

Producir una vacuna necesita superar como mínimo los siguientes pasos:

  1. Obtener el antígeno que inducirá la respuesta inmune
  2. Liberarlo y aislarlo de las células que se usaron para su creación
  3. Purificarlo
  4. Realizar la formulación, añadiendo adyuvantes, estabilizadores y preservativos
  5. Realizar estudios preclínicos en laboratorios y animales
  6. Desarrollar con éxito ensayos clínicos en humanos
  7. Llevar a cabo su producción y comercialización

¿Qué es un antígeno?

Es la sustancia que desencadena la formación de anticuerpos en el organismo, generando una respuesta inmunitaria; en otras palabras, es lo que le enseñará al cuerpo a defenderse del microorganismo sin desarrollar síntomas de la enfermedad.

¿Cuáles son los componentes de una vacuna?

Además del antígeno, las vacunas pueden contener:

  • Conservantes, que son los que impiden que el producto se contamine cuando se abre el contenedor para distribuir la vacuna en su aplicación a más de una persona.
  • Estabilizantes para evitar que se produzcan reacciones químicas indeseadas o que sus componentes se adhieran al contenedor.
  • Sustancias tensoactivas para mantener mezclados los ingredientes de la vacuna.
  • Sustancias residuales o cantidades mínimas de algunas sustancias utilizadas durante su fabricación o producción. Pueden ser, entre otras, proteínas de huevo, levaduras o antibióticos.
  • Coadyuvante, que es una sustancia que contribuye a mejorar la respuesta inmunitaria de la vacuna, bien sea reteniéndola en el lugar de la inyección por más tiempo o estimulando las células inmunitarias de una parte del cuerpo

¿Cómo trabajan para generar inmunidad?

Los microorganismos que causan enfermedades se componen de varias partes que, por lo general, son exclusivas de ellos y de las enfermedades que generan; la parte que provoca la formación de anticuerpos en nuestro organismo se llama antígeno.

Podemos imaginar los anticuerpos como los soldados del sistema de defensa del cuerpo (sistema inmunitario); cada uno de ellos está “entrenado” para reconocer antígenos específicos y detener una posible enfermedad.

Las vacunas proporcionan al organismo anticuerpos específicos o las instrucciones para que nuestro cuerpo los produzca, para que, en caso de que entremos en contacto con determinado patógeno, nuestro sistema inmunitario haya aprendido a reconocerlo y pueda defenderse de una mejor manera.

De este modo, las vacunas interactúan con nuestro sistema inmune y desencadenan una respuesta similar a la que produciría la infección natural, sin someternos a la enfermedad y sus complicaciones.

¿Cuáles tipos de vacunas existen?

Según su proceso de fabricación, los tipos de vacunas que existen actualmente en el mercado son:

  • Vivas atenuadas: utilizan una forma debilitada o suave del microorganismo que causa la enfermedad. Algunos ejemplos son la vacuna contra las paperas, el sarampión, la rubéola y la varicela zóster
  • Inactivadas: utilizan una versión muerta del microorganismo; por ejemplo, las vacunas contra la hepatitis A y la influenza.
  • Subunidades, recombinantes, polisacáridas y combinadas: utilizan partes específicas del patógeno, como su proteína, azúcar o la cápsula que lo rodea; en este grupo encontramos vacunas como la de la hepatitis B, el virus del papiloma humano y la tos ferina.
  • Toxoides: utilizan una toxina que se fabrica a partir del microorganismo que causa la enfermedad, unos ejemplos claros son la vacuna contra el tétanos o la difteria

La respuesta inmune que genera cada vacuna será diferente dependiendo de su tipo y de las condiciones de cada persona que la reciba. Por ejemplo, algunas vacunas vivas atenuadas generan una respuesta inmune con la aplicación de una sola dosis y las vacunas del tipo inactivada, subunidades o toxoides generalmente requieren la aplicación de varias dosis.

¿Cómo se administran?

Estos medicamentos biológicos son administrados, por vía oral, intranasal o intramuscular.

¿Cuáles enfermedades son prevenibles a través de la vacunación?

Actualmente el uso de vacunas previene enfermedades infecciosas como, la viruela, la rabia, la cólera, la difteria, el tétanos, la tosferina, la tuberculosis, la fiebre amarilla, la influenza, el polio, el neumococo, la varicela, las causadas por rotavirus, la hepatitis B, las infecciones producidas por el virus del papiloma y el actual virus que aqueja a la humanidad conocido como covid-19, entre otros; algunas de ellas con posibles desenlaces fatales para quienes las contraen.

Es importante tener en cuenta que, en la mayoría de los casos, estar vacunados no nos protege de ser portadores y trasmisores de la enfermedad; es por esto que, adicional a la vacunación, se deben aplicar otras medidas sanitarias para disminuir el riesgo de contagio que, en el caso del covid-19, son el uso del tapabocas, el lavado de manos y el distanciamiento social.