este enlace abrirá en una ventana nueva logo del Portal Único del Estado Colombiano

Las enfermedades transmitidas por alimentos

Portada Las enfermedades transmitidas por alimentos

Las enfermedades transmitidas por alimentos

28 jun 2021

Las ETA son enfermedades generadas en la mayoría de los casos por la incorrecta manipulación de los alimentos, por ejemplo: prácticas inadecuadas de higiene y limpieza, almacenamiento, mezcla de productos, cocción y refrigeración), especialmente de aquellos considerados de mayor riesgo en salud pública como: carnes, lácteos, pescados, huevos, frutas y hortalizas entre otros durante las diferentes etapas desde su producción hasta su consumo, es por ello que deben tenerse en cuenta algunos aspectos para la preparación higiénica de alimentos: 

¿Cómo podemos evitarlas?

Ten en cuenta las siguientes recomendaciones.

  • Al comprar los alimentos:

    • Compra siempre alimentos en lugares confiables (vigilados por las autoridades sanitarias).
    • Evita comprar alimentos en la calle, en los servicios públicos de transporte o en establecimientos donde se observen malas condiciones de limpieza.
    • Antes de consumirlo debes revisar la fecha de vencimiento en el empaque de los alimentos. En caso de que lo encuentres vencido o con el empaque deteriorado no consumas el alimento.
    • Revisa los rótulos o etiquetas de los alimentos procesados, estos deben contar con Autorización Sanitaria (Registro, Permiso o Notificación sanitaria) emitida por el Invima.
       
  • Limpieza:
    • Mantén limpias todas las superficies de la cocina donde se realiza la manipulación de alimentos. Los paños o esponjas usados en la cocina deben ser lavados y desinfectados diariamente (se recomienda cambiarlos semanalmente).
    • Lava correctamente las manos, con abundante agua y jabón, especialmente:
      • Si has estado manipulando alimentos crudos como carnes rojas, pollos o pescados, habrá que lavarse bien las manos antes de manipular otros alimentos.
      • Para secar tus manos, utiliza toallas desechables, secadores automáticos o dejarlas secar al ambiente.
    • Lava las frutas y los vegetales antes de comerlos, sobre todo los alimentos con cáscara, como el melón, naranjas, mandarinas, mangos, entre otros.
    • Utiliza siempre agua potable. Si no hay confianza en el agua, conviene hervirla antes de usarla.
       
  • Separa correctamente:
    • Evita el contacto directo entre alimentos crudos y cocinados, por ejemplo, evitar utilizar los utensilios sin lavar (tablas, cuchillos y tenedores) que se usaron para manipular alimentos crudos, para manipular la comida ya cocinada.
    • Mantiene todos los alimentos protegidos contra el libre acceso de insectos, roedores y otros animales.
    • Almacena los alimentos de acuerdo con sus características en lugares secos, frescos, bien ventilados, limpios y protegidos, evita dejarlos directamente sobre el piso.
    • Almacena correctamente los alimentos cocinados: los alimentos cocinados deberán estar a una temperatura por encima de 60 C. En caso que requieras déjalos enfriar y almacénalos a 8 C por tiempo cortos.
       
  • A la hora de cocinar:
    • Cocina bien los alimentos (temperatura mayor a 60ºC).
    • Si vas a recalentar un alimento, debes tener en cuenta que solo debes hacerlo una vez, y lo que no hayas consumido se debe descartar o desechar.
       
  • Cuando los consumas: 
    • No consumas alimentos que presenten características diferentes a las que normalmente tienen, como su olor, color o textura; igualmente evítalos si observas la presencia de elementos extraños piedras, astillas de madera o metal, entre otros.
    • Consume los alimentos inmediatamente después de cocinados.
    • Evita comer proteínas animales crudas, que incluyen la leche sin pasteurizar (y los quesos elaborados con leche sin pasteurizar), huevos crudos o a media cocción, y pescado crudo.
       
  • Si presentas algún síntoma: 
    • Consulta al servicio de salud si se presenta uno o más síntomas como: vómito, diarrea, fiebre, dolor abdominal, malestar general, entre otros.
    • Responde atenta y claramente las preguntas realizadas por el personal de salud y las autoridades sanitarias presentes en el servicio de salud.
    • Facilita la atención de los primeros auxilios.
    • No te auto mediques.

Ver todos los artículos de:

Ojo Con